El ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, planteó el viernes al canciller uruguayo Luis Almagro que los buques con bandera británica deben seguir con acceso a los puertos de Uruguay, según informó la embajada inglesa en un comunicado.

La nota se refirió a una comunicación telefónica que mantuvieron Hague y Almagro para tratar la decisión uruguaya de prohibir que pesqueros con bandera de las Islas Malvinas (Falkland) recalen en puertos de este país.

El comunicado de la legación diplomática, reproducido por el diario El País, subrayó que el gobierno británico tiene "la esperanza de una solución satisfactoria" de este asunto.

Por su parte, Almagro dijo al diario El Observador que en la charla con Hague quedó clara la decisión adoptada por Uruguay, "consecuente con el posicionamiento histórico del país sobre las Malvinas".

Asimismo, sostuvo que "reconocer la bandera de las Falkland sería reconocer la jurisdicción y la soberanía británica" sobre el archipiélago.

Almagro se había reunido el miércoles en la cancillería con el embajador británico Patrick Mullee, sin que se informara lo tratado.

Hace una semana, el gobierno del presidente José Mujica anunció la prohibición del ingreso a puertos uruguayos de buques que utilicen bandera de las Islas Malvinas "cuya soberanía es reclamada por Argentina con el apoyo de Uruguay", afirmó.

El gobierno británico demandó explicaciones por la medida y reiteró la soberanía de Gran Bretaña sobre las islas, que disputa a Argentina.

Mujica desmintió que hayan habido exigencias de Argentina para su decisión.

Y el miércoles pasado, los presidentes de los países del Mercosur reunidos en una cumbre en Montevideo, resolvieron no permitir también que pesqueros de las Islas Malvinas recalen en sus puertos.