El gobierno cubano, en un "gesto humanitario", indultará a 2.900 presos, la mayoría de ellos comunes aunque no se descarta "algunos" que estén detenidos por delitos contra la seguridad del Estado, indicó una nota oficial reportada por una agencia local.

"De acuerdo con una nota oficial, la medida que será efectiva en los próximos días se enmarca en el cumplimiento de la política establecida y las numerosas solicitudes de familiares e instituciones religiosas", indicó un despacho de Prensa Latina (PL).

El comunicado no especificó nombres y tampoco si en la lista de las personas se encuentra el contratista estadounidense Alan Gross, condenado a 15 años por delitos contra la soberanía del país y motivo de desencuentros entre la isla y Washington.

"Entre los que serán puestos en libertad destacan personas con más de 60 años de edad, enfermos, mujeres y también jóvenes sin antecedentes penales previos, que obtuvieron un oficio y elevaron su nivel cultural y posibilidades de reinserción social", expresó PL.

El beneficio no alcanzará a los que cometieron delitos como espionaje, terrorismo, asesinato, homicidio, tráfico de drogas o pederastia y corrupción de menores entre otros.

"No obstante -precisa la nota oficial- serán puestos en libertad algunos condenados por delitos contra la Seguridad del Estado. Todos han cumplido una parte importante de la pena en prisión y mostrado un buen comportamiento", manifestó PL.

Gross, de 62 años de edad, intentó ingresar clandestinamente equipos de telecomunicaciones a nombre de la empresa Development Associates International, una firma que presta servicios a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID. Según las autoridades cubanas se trata de programas para financiar una oposición artificial en Cuba con el objetivo de lograr cambios en su sistema político.

Algunas organizaciones religiosas y la propia familia dijeron que Gross está enfermo y pidieron un gesto humanitario por parte de la isla.