El Gobierno de EE.UU. condenó hoy "en los términos más enérgicos" los atentados con bomba en Siria que dejaron al memos 30 muertos y subrayó que no hay justificación alguna para actos de terrorismo.

"No hay justificación para el terrorismo de ningún tipo y condenamos estos actos donde quiera que ocurran", dijo en un comunicado un portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

El portavoz se refería a los dos atentados suicidas con coche bomba perpetrados en las inmediaciones de dos edificios de la Seguridad Central en Damasco, que según medios oficiales sirios dejaron al menos 30 personas muertas y más de 50 heridas.

"Durante nueve largos meses, el régimen de (Bachar al) Assad ha utilizado la tortura y la violencia para suprimir las aspiraciones del pueblo sirio para un cambio político pacífico", agregó Toner.

El portavoz señaló que Estados Unidos ha denunciado la espiral de violencia en Siria, como lo ha hecho en otros países desde el surgimiento de movimientos populares a favor de un cambio democrático en la región.

"Seguiremos haciéndolo", aseguró.

Toner subrayó, por otra parte, que es fundamental que los atentados de hoy no obstaculicen la labor crítica de una misión de la Liga Árabe en Siria, dirigida a documentar y disuadir los abusos de derechos humanos, con la meta de proteger a la población civil en el país árabe.

"Esperamos que esta misión procederá sin restricciones y en una atmósfera de no violencia. Sobre el régimen recae la responsabilidad de cooperar de forma plena y rápida con la misión" de observadores, dijo Toner, quien reiteró el compromiso de EE.UU. de apoyar al pueblo sirio "en su lucha por una transición pacífica de la dictadura a la democracia".

El pasado miércoles, el Departamento de Estado emitió una alerta de viajes a Siria por la situación de violencia en ese país, y urgió a los estadounidenses que ya se encuentran allí a salir "de inmediato".

La agencia oficial de noticias siria Sana informó de que las investigaciones preliminares apuntan a que la organización terrorista Al Qaeda estaría detrás de las explosiones.

Sin embargo, el portavoz Omar Edelbe, del Consejo Nacional Sirio (CNS), el principal órgano de la oposición, descartó en declaraciones a Efe que Al Qaeda tenga algo que ver en los atentados y dijo que el régimen "los ha preparado para propagar el terror y el caos e impedir que los observadores lleguen a ver la realidad de los hechos".