El presidente Raúl Castro advirtió que la corrupción en la isla debe ser combatida "con firmeza" pues de permitirse se convertiría en la verdadera contrarrevolución.

"Hay que pasar de las palabras a los hechos", dijo el mandatario ante un pleno del Comité Central del Partido Comunista, informó el viernes el periódico oficial Granma.

Agregó que el Comité Central del Partido, del cual Castro es primer secretario, se reunió el miércoles por la tarde y entre los puntos en debate estuvo el análisis de "algunos hechos de corrupción que implican a funcionarios de instituciones y empresas estatales como consecuencia de la falta de control de organizaciones del Partido y la administración".

No mencionó nombres de los supuestos implicados.

Desde que comenzó su mandato en 2006 de manera temporal y asumió por completo en 2008, Raúl Castro desarrolló una fuerte campaña contra el desvío de fondos y la corrupción en gran escala o el contrabando hormiga del sector estatal, muy extendido.

"La batalla contra el delito y la corrupción no admite más contemplaciones", expresó Castro según Granma.

Desde el inicio de la campaña, mas de una docena de casos de corrupción se divulgaron y sancionaron a los responsables, incluyendo empresarios extranjeros, ministros con largas trayectorias y hasta directores de hospitales.

Otras investigaciones se mantuvieron en reserva pero los rumores no desmentidos dieron cuenta de ellos.

Un centenar de hombres de negocios y firmas fueron puesta en una lista "negra" y se les canceló sus operaciones con Cuba.

La campaña contra la corrupción se profundizó a medida que el gobernante también comenzó un programa de medidas para "actualizar" el modelo de Cuba, abriendo más espacios para la iniciativa privada, recortando subsidios y racionalizando la economía.

"La corrupción hoy es equivalente a la contrarrevolución", dijo el mandatario ante sus correligionarios del Comité Central.