La agencia Moody's ha revisado de estable a negativa la perspectiva de la calificación crediticia de Repsol tras la compra por parte de la petrolera de un 10 % de su capital en manos de Sacyr por 2.572 millones de euros.

Según explicó en una nota Moody's, aunque Repsol tiene 9.400 millones de euros de liquidez, la operación puede reducir de forma general su flexibilidad financiera.

Moody's añade que aunque la intención de Repsol es colocar este paquete entre inversores institucionales y estratégicos en un plazo corto de tiempo, las circunstancias macroeconómicas y la volatilidad del mercado ponen incertidumbre sobre ese proceso.

Ante esto, la agencia advierte de que no colocar estas acciones en los tiempos oportunos presionaría la nota crediticia de Repsol.

Repsol anunció el martes la compra a la banca acreedora de un 10 % de su capital en Sacyr, su principal accionista, por 2.572 millones, en una operación que ha permitido a la constructora cerrar la refinanciación de su crédito y ha terminado con su pacto con la mexicana Pemex.