La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) de El Salvador presentó hoy su plan para verificar las elecciones legislativas y municipales de marzo de 2012 de este país centroamericano, y en el que pretende que participen unos 1.800 observadores.

"El objetivo de este plan (...) electoral es contribuir a la construcción de la democracia y a la vigencia de los derechos humanos mediante la fiscalización del proceso para la elección de diputadas y diputados de la Asamblea Legislativa y de concejos municipales en el año 2012, el cual a de ser libre, transparente y justo", dijo el procurador de la PDDH, Óscar Luna, a periodistas.

Agregó que la PDDH pretende "verificar y observar el proceso electoral antes, durante y después de las votaciones", y que por eso ya está haciendo la convocatoria a los observadores que quieran participar.

Precisó que en las elecciones de marzo próximo tienen proyectado participar con "unos 1.800 observadores y observadoras", 543 más que los 1.257 utilizados para las elecciones presidenciales, legislativas y municipales de 2009.

El plan contempla los siguientes ejes programáticos: prevención de la violencia electoral, coordinación interinstitucional, ejecución del observatorio electoral, verificación electoral antes, durante y después de las votaciones, acopio y análisis de información, intervención en crisis, y un observatorio a medios de comunicación, detalla un comunicado de la PDDH.

Mediante el observatorio de medios se verificará si hacen una cobertura imparcial y si llaman a combatir la violencia, entre otras cosas, explicó Luna.

En las elecciones legislativas y municipales del 11 de marzo de 2012 por primera vez habrá candidaturas independientes y se podrá votar por personas, no sólo por partidos, como se ha hecho siempre.

Además, se ampliará el voto residencial a 185 municipios de los 262 del país, éste consiste en que el ciudadano votará en mesas electorales de su vecindario, y se aplicó por primera vez en siete municipios en 2007 y en 23 en 2009.