La guardia costera de Japón arrestó a dos capitanes de barcos chinos en casos separados de presunta pesca ilegal en aguas japonesas, informaron autoridades niponas el jueves.

Autoridades de la guardia costera informaron que un capitán, de 39 años de edad, fue arrestado el martes por la presunta caza furtiva de coral en las islas Goto cerca de Kyushu.

Agregaron que el segundo capitán fue arrestado el miércoles cerca de las islas Ogasawara, a 1.000 kilómetros (600 millas) al sur de Tokio. El jueves informaron que ambos ignoraron las órdenes de detenerse para una inspección, lo que dio paso a una persecución.

En caso de ser sentenciados, capitanes podrían enfrentar hasta seis meses en prisión o una multa de hasta 300.000 yenes (3.840 dólares).

Se descarta que los incidentes provoquen disputas diplomáticas ya que no ocurrieron en aguas disputadas.

Las autoridades japonesas dicen que la caza furtiva por parte de chinos dentro y alrededor de Japón está en aumento.