Un juez federal bloqueó el jueves varias disposiciones de la rígida ley de inmigración de Carolina del Sur que debe entrar en vigencia el 1 de enero.

El juez Richard Gergel respondió así favorablemente a un recurso interpuesto por el gobierno federal.

El fallo se aplica a las disposiciones que obligan a los agentes policiales a verificar el estatus inmigratorio de cualquier persona a la que detengan por otro motivo y sospechan que se encuentra ilegalmente en el país.

Otras disposiciones bloqueadas se refieren al transporte de inmigrantes ilegales y las cédulas de inmigrantes.

Gergel rechazó el pedido del estado de suspender todas las audiencias hasta que la Corte Suprema estadounidense se pronuncie sobre la ley de Arizona. Los fiscales de Carolina del Sur dijeron que el tribunal supremo de la nación probablemente dará su fallo en los próximos seis meses.