Una investigación concluyó que una combinación de desconfianza y mapas equivocados causaron el ataque del 26 de noviembre de la OTAN en el que murieron 24 soldados paquistaníes cerca de la frontera con Afganistán, dijo el jueves un funcionario de la alianza militar internacional.

El funcionario declaró que los errores fueron cometidos tanto por las fuerzas de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) como las de Pakistán.

El oficial agregó que un comando estadounidense-afgano que operaba desde el lado afgano de la frontera en la provincia de Kunar, en el este, fue atacado desde la dirección hacia Pakistán.

El representante dijo que los errores se cometieron cuando los soldados intentaron determinar si había alguna posición paquistaní en los alrededores con el objetivo de responder al fuego de forma segura.

Por otra parte, los diferentes sistemas de mapeo llevaron a cometer errores y el bombardeo a dos puestos de control del ejército paquistaní.

El funcionario no puede ser nombrado porque el reporte todavía no se hace público.