Una investigación de un ataque de la OTAN que mató a 24 soldados paquistaníes cerca de la frontera afgana concluyó que se debió a una combinación de desconfianza y mapas equivocados, dijeron el jueves el Departamento de Defensa estadounidense y un funcionario de la alianza atlántica.

Se desconoce si el informe, que dice que ambas partes cometieron errores, reducirá la tensión entre Pakistán y Estados Unidos en torno al incidente. El ejército paquistaní ha dicho que sus fuerzas no cometieron errores y considera que el ataque fue una agresión deliberada.

Un comunicado del Departamento de Defensa no ofreció disculpas por el ataque, como han exigido los paquistaníes, y en lugar de ello defendió las acciones de las fuerzas estadounidenses.

"El informe dice que reconocemos que cometimos errores, y que los paquistaníes también cometieron errores", dijo el funcionario de la OTAN, del que no fue posible proporcionar su nombre porque la investigación del Departamento de Defensa aún no ha sido dada a conocer.

"Tenemos mucho trabajo que hacer para mejorar la coordinación, y ya hemos implementado pasos para lograrlo", agregó el funcionario.

En Washington, el general de brigada Stephen Clark, un oficial de operaciones especiales de la Fuerza Aérea que encabezó la investigación del incidente, dijo que las fuerzas estadounidenses utilizaron mapas equivocados, desconocían dónde estaban los puestos fronterizos paquistaníes y que éstos proporcionaron una ubicación errónea de sus efectivos.

Clark describió una confusa serie de fallas cuya raíz proviene del hecho de que Estados Unidos y Pakistán no confían lo suficiente el uno en el otro como para proporcionar detalles sobre sus operaciones militares a lo largo de la frontera.

Como resultado, las fuerzas estadounidenses pensaron que estaban siendo atacadas esa oscura noche del 26 de noviembre, creyeron que no había fuerzas paquistaníes en el área y solicitaron ataques aéreos a lo que pensaron eran insurgentes enemigos.

El Departamento de Defensa dijo el jueves en un comunicado que la investigación encontró que las fuerzas de Estados Unidos — dada la información que tenían disponible en ese momento — reaccionaron en defensa propia y con la fuerza adecuada tras recibir disparos desde la frontera paquistaní esa noche.

La OTAN, así como las fuerzas de Afganistán y de Pakistán, utilizan los centros conjuntos de control fronterizo para compartir información y coordenar las operaciones de seguridad.

Las autoridades paquistaníes no respondieron de inmediato a las solicitudes para que dieran sus comentarios en torno al informe. Los funcionarios afganos tampoco comentaron.

___

Los periodistas de The Associated Press Sebastian Abbot en Islamabad y Lolita Baldor en Washington contribuyeron con este despacho. Slobodan Lekic puede ser contactado en Twitter en http://twitter.com/slekich