El Senado argentino aprobó hoy dos leyes contra el lavado de activos recomendadas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) que incorporan como delitos las acciones destinadas a afectar el orden económico y financiero, y castigan los ilícitos "con finalidad terrorista".

Las normas convertidas en ley durante una extensa sesión forman parte de un paquete de proyectos enviados por la presidenta argentina, Cristina Fernández, que comenzaron a debatirse luego de la recuperación de la mayoría oficialista en el Parlamento, como resultado de las elecciones de octubre pasado.

Una de las leyes, que obtuvo 47 votos a favor y 15 en contra, crea los delitos de uso indebido de información privilegiada de empresas que cotizan en bolsa, la captación fraudulenta de ahorros públicos, el cohecho financiero, la manipulación de valores negociables y la captación de ahorros.

La segunda norma, que recibió 39 votos favorables y 22 negativos, duplica las penas para quienes financien el terrorismo "directa o indirectamente" o actividades afines.

Establece, además, como delitos de terrorismo los actos que sean "cometidos con la finalidad de aterrorizar a la población" u obligue al Gobierno nacional o extranjeros "a realizar un acto o abstenerse de hacerlo", lo cual fue cuestionado por sectores de la oposición.

"Este proyecto, como está escrito, abre la puerta a la penalización de la protesta social, porque la aplicación está dejada a la discrecionalidad de la Justicia", sostuvo el senador radical Ernesto Sanz.

"Si no estuviéramos incorporados al GAFI, no estaríamos votando esta norma. Pero el reclamo social no puede ser nunca considerado una actividad terrorista", respondió el jefe del bloque del oficialista Frente para la Victoria, el senador Miguel Ángel Pichetto.

Los senadores también aprobaron una reforma a la legislación penal tributaria que endurece las penas contra aquellos que evadan impuestos.

Las normas habían sido aprobadas la semana pasada por la Cámara de Diputados, luego de la extensión del período parlamentario establecido por Fernández para habilitar la rápida discusión de las normas, antes del receso de verano.

El GAFI, un organismo intergubernamental creado en 1989 para luchar contra el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico y el terrorismo, reclama desde hace años que Argentina aplique leyes más estrictas contra el lavado de dinero.

A mediados de este año, Argentina también aprobó una ley que incluye en el Código Penal la tipificación del lavado de dinero y delitos conexos, entre otros puntos.

En la sesión iniciada este miércoles y finalizada esta madrugada, los senadores también aprobaron el Presupuesto 2012 y una norma que otorga al Ejecutivo mayores atribuciones en política económica, en lo que significa la primera demostración de fuerza del Gobierno de Fernández tras el comienzo de su segundo mandato, el pasado 10 de diciembre.

Este jueves, los senadores prevén debatir una iniciativa que limita la extranjerización de tierras y otra que declara de interés público la fabricación, comercialización y distribución del papel para diarios, a la que se oponen los dos principales periódicos del país.