Las autoridades británicas radicaron cargos contra John Terry por proferir insultos racistas contra un oponente en un partido por la liga Premier y encara una multa de 2.500 libras esterlinas (3.920 dólares).

La fiscalía británica informó el miércoles que hay evidencia suficiente para sindicar al capitán de Chelsea y la selección inglesa de fútbol por el intercambio que tuvo en la cancha el 23 de octubre con el jugador negro de Queens Park Rangers, Anton Ferdinand.

Terry, de 31 años, encara un cargo por utilizar "palabras o comportamiento amenazantes, abusivos o insultantes, o (incurrir en) conducta inapropiada cerca de una persona que posiblemente se sienta amenazada, alarmada o angustiada con un agravante racial".

La audiencia inicial del caso será el 1 de febrero en el tribunal del oeste de Londres. La sentencia máxima por el delito es una multa de 2.500 libras.

El anuncio de la fiscalía se produjo casi dos meses después del incidente, que fue captado por las cámaras de televisión. La pesquisa policiaca comenzó después de una querella de un ciudadano.

"Hoy le recomendé a la policía metropolitana que John Terry debe ser acusado por un delito de desorden público con agravante racial, tras los comentarios que alegadamente hizo durante un partido por la liga Premier entre Queens Park Rangers y Chelsea", dijo la fiscal de Londres, Alison Saunders. "Confío que hay evidencia suficiente para esperar un veredicto de culpabilidad".

Terry ha alegado que estaba repitiendo una acusación que cree que Ferdinand hizo erróneamente.

"Estoy decepcionado por esta decisión de acusarme y espero tener la oportunidad de limpiar mi nombre lo antes posible", indicó el zaguero de Chelsea. "Nunca he dicho un comentario racista a alguien y entre mis amigos más cercanos hay gente de todas las razas y creencias".

"Lucharé con uñas y dientes para demostrar mi inocencia. He participado en campañas en contra del racismo y creo que no tiene lugar en la sociedad".

Chelsea anunció que respaldará a Terry.

"Chelsea FC siempre ha respaldado a John en este asunto y seguiremos haciéndolo", indicó el club de Londres en un comunicado. "El club considera como una aberración cualquier forma de discriminación, y estamos orgullosos por las campañas que hemos emprendido en este tema tan importante".

El delantero uruguayo de Liverpool, Luis Suárez, fue suspendido ocho partidos y multado 40.000 libras (62.200 dólares) el martes por insultos racistas hacia el jugador negro de Manchester United, Patrice Evra.

Ese incidente no fue investigado por la policía.