La intensidad de la disputa entre Mitt Romney y Newt Gingrich, los líderes en la contienda por la nominación republicana a la presidencia, está aumentando y sus anuncios crecen en agresividad.

Faltan dos semanas para que Iowa emita los primeros votos en la lucha por definir al nominado del partido que desafiará al presidente Barack Obama en las elecciones de noviembre. Los resultados del 3 de enero ayudarán a dar forma al resto de la marcha de todos los estados a la convención republicana de nominación en agosto.

Tras avanzar rápidamente hasta encabezar las encuestas en Iowa y a nivel nacional en las últimas semanas, Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes, enfrenta anuncios para desprestigiarlo cuyo costo suma más de un millón de dólares, gran parte de ellos pagados por simpatizantes de Romney, ex gobernador de Massachusetts.

Ambos hombres critican un nuevo sistema de financiamiento de campañas — impulsado por comités de acción política con abundantes fondos — que beneficia a ambos.

En Iowa, Gingrich se comprometió a que no criticará a sus rivales en su intento por llegar a la Casa Blanca, pero casi de inmediato dijo que las estrategias de campaña de Romney son "repugnantes".

Gingrich, conocido por su estilo áspero cuando orquestó la toma republicana de la Cámara de Representantes en la década de 1990, insinuó el martes en una escala de campaña que sus rivales "contratan a asesores que se emborrachan, holgazanean y redactan anuncios estúpidos".

Horas antes el martes, Romney, en una presentación en la cadena MSNBC, dijo que los comités de acción política — los llamados super PACs, grupos independientes que pueden aceptar donativos ilimitados pero se supone que no pueden coordinarse directamente con los candidatos — han sido "un desastre".

Pero se negó a exhortar al grupo Restore Our Future a que detenga los ataques contra Gingrich, bajo el argumento de que la ley prohíbe la coordinación entre su campaña y ese tipo de grupos. Y declinó repudiar los anuncios.

"No se me permite comunicarme con un super PAC de ninguna manera o forma", dijo Romney, que ha estado haciendo campaña en Nueva Hampshire, un estado que votará el 10 de enero.

Y no dejó de enviar una pulla a su adversario: "Así es la política. Y si no puedes aguantar el calor de esta pequeña cocina, espera a que la cocina infernal de Obama levante la temperatura".

Horas después, Gingrich le leyó a los reporteros las afirmaciones de Romney y dijo: "Sus comentarios son palpablemente engañosos, evidentemente falsos y política en su peor forma".

___

Las periodistas Shannon McCaffrey y Kasie Hunt de The Associated Press contribuyeron con este despacho.