El conservador Mariano Rajoy prestó el miércoles juramento como nuevo presidente del gobierno y luego anunció la composición del gabinete con el que espera sacar a España de la crisis económica.

Rajoy, quien sucede al socialista José Luis Rodríguez Zapatero, juramentó ante el rey Juan Carlos y la reina Sofía en el Palacio de La Zarzuela, en las afueras de Madrid. Se dirigió luego al Palacio de La Moncloa, residencia oficial de los jefes de gobierno españoles, para completar la transferencia del poder.

Posteriormente, Rajoy nombró a 12 ministros y dijo que Soraya Saenz de Santamaría, cercana colega suya en el Partido Popular, será subjefa de gobierno y portavoz gubernamental.

El Partido Popular obtuvo una aplastante mayoría en los comicios parlamentarios del 20 de noviembre, con la promesa de sacar a España de la penuria económica que vive.

El país padece el mayor desempleo de la eurozona, de 21,5%, un enorme déficit presupuestario y una economía que no crece tras dos años de recesión, que comenzó en el 2009 con el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Luis de Guindos fue nombrado ministro de Economía y será apoyado por Cristóbal Montoro, portavoz de temas económicos del PP, que fue nombrado ministro de Hacienda.

Rajoy nombró a José Manuel García Margallo como ministro de Relaciones Exteriores y colocó a Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior.

El alcalde madrileño Alberto Ruiz Gallardón fue nombrado ministro de Justicia, mientras que Pedro Morenes estará en la cartera de Defensa.

España ha reducido ya sustancialmente su gasto público y adoptó algunas reformas bajo Rodríguez Zapatero, pero sin lograr impulsar la economía ni reducir el desempleo.

Los intereses de los bonos soberanos españoles se dispararon ante el temor de que pudiera necesitar un rescate financiero como Grecia, Irlanda y Portugal, aunque en las últimas semanas han comenzado a descender de manera notable.

De todas formas, Rajoy prometió el lunes nuevas medidas de austeridad por 16.500 millones de euros (21.600 millones de dólares), así como reformas al sistema laboral para animar a las firmas a que amplíen sus plantillas laborales y exenciones fiscales para la pequeña y mediana empresa.

Además, reducirá la burocracia estatal y congelará la contratación de funcionarios en casi todos los departamentos oficiales.

Es muy probable que el viernes anuncie nuevas medidas tras su primer consejo de ministros.

Un registrador de la propiedad, Rajoy desempeñó cuatro carteras ministeriales en el gobierno de José María Aznar entre 1996 y el 2004. Fue candidato del partido en dos ocasiones antes de ser elegido en noviembre.