Corea del Norte incrementó su seguridad interna y puso a sus soldados en alerta desde el fallecimiento del líder norcoreano mientras avanza la consolidación del poder bajo el mando del hijo y heredero de Kim Jong Il, indicaron el miércoles fuentes de la inteligencia surcoreana.

Las preocupaciones sobre lo que sucederá después en el impredecible enclave comunista — que cuenta con 1,2 millones de militares, misiles balísticos avanzados y un programa de desarrollo de armas nucleares — han incrementado drásticamente las tensiones en el noreste de Asia.

Kim Jong Il, gobernó el país durante 17 años después de heredar el poder de su padre, el fundador y héroe de Corea del Norte Kim Il Sung. El nuevo heredero, Kim Jong Un, apenas entró a la vista del público el año pasado y sigue siendo un misterio para la mayor parte del mundo.

Pero el integrante del Parlamento surcoreano, Kwon Young-se, dijo que el Servicio Nacional de Inteligencia de Seúl cree que el Norte ahora se está concentrando en consolidar el poder de Kim Jong Un y que el país ha puesto a sus soldados en alerta desde la muerte de Kim Jong Il.

Norcorea anunció el lunes la muerte de Kim, de 69 años, por un ataque cardíaco fulminante.

Kwon agregó que aunque se incrementó la seguridad en las principales ciudades norcoreanas las autoridades en Seúl dicen que no han visto ningún movimiento inusual de los militares.

El joven Kim, que tiene unos 20 años, encabezó el martes una procesión de altos funcionarios en la visita al cuerpo de Kim Jong Il, el cual está siendo exhibido en un ataúd de cristal cerca de su padre y antecesor Kim Il Sung.

Presidir públicamente la procesión funeraria fue una importante hazaña para el hijo de Kim, fortaleciendo su imagen como el rostro político del país dentro y fuera de éste.

La prensa estatal dijo que Kim Jong Un también recibió a los dolientes, incluyendo a enviados extranjeros, en el Palacio Memorial Kumsusan mientras montaba "una guardia de honor al costado del ataúd junto con miembros del comité del funeral nacional".

El reporte en KCNA no especificó a cuáles países representaban los enviados.

Según medios oficiales, más de cinco millones de norcoreanos se han reunido en monumentos en la capital desde la muerte de Kim desde las pocas horas del anuncio oficial de que Kim había muerto durante el fin de semana.

___

Reportó desde Pyongyang por The Associated Press Television News el periodista Rafael Wober. Los periodistas de AP Foster Klug, Hyung-jin Kim, Sam Kim y Eric Talmadge en Seúl, y el jefe de la oficina el Corea del Sur Jean H. Lee, colaboraron con esta historia.