La sonda espacial Dawn ha sido una ferviente fotógrafa del asteroide Vesta desde que entró en la órbita de la gigantesca roca espacial meses atrás: le ha tomado más de 10.000 imágenes.

Muchas de las fotografías fueron tomadas desde una distancia relativamente lejana, hasta ahora, pero otras se lograron desde una altitud media 209 kilómetros (de 130 millas) por encima de la superficie del astro, las más cercanas logradas hasta ahora.

La NASA difundió el miércoles las nuevas imágenes obtenidas por Dawn: una superficie de montículos y cráteres enterrados cerca de la región ecuatorial del asteroide gigante.

Desde esta órbita baja, los científicos pudieron notar numerosos cráteres pequeños, originados por impactos, y ver surcos y salientes con textura y todo detalle.

"Estamos totalmente encantados con los datos que estamos recibiendo. Parece mejorar cada vez más", dijo Carol Raymond, subjefa de investigación de la misión para el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que dirige la misión de 466 millones de dólares.

Además de tomar fotografías tan cercanas de Vesta, Dawn utilizará otros instrumentos para medir el campo gravitatorio y determinar su composición química para entender mejor sus orígenes.

La sonda pasará los próximos dos meses y medio en la órbita actual antes de mudarse a una altura mayor para tomar otra ronda de imágenes. En ese momento, el Sol iluminará a Vesta desde un ángulo diferente, lo que permitirá ver mejor secciones de su hemisferio norte.

Vesta, que tiene un enorme cráter en el hemisferio sur, es el segundo cuerpo más grande del cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, y tiene un diámetro medio de unos 530 kilómetros (330 millas), similar a la longitud de Ecuador o el estado de Arizona.

Los asteroides son los restos del nacimiento del sistema solar, ocurrido hace unos 4.500 millones de años. Los científicos estudian estos cuerpos en busca de pistas sobre cómo se formaron los planetas rocosos del sistema solar, uno de los cuales es la Tierra.

Otras sondas han visitado asteroides más pequeños antes, pero este es el primer viaje dedicado a Vesta.

La sonda Dawn, que viaja gracias a un sistema de propulsión iónica, comenzó a orbitar Vesta en julio después de recorrer 2.740 millones de kilómetros (1.700 millones de millas) desde nuestro planeta. El año próximo abandonará la órbita de Vesta para viajar a un asteroide aún más grande, Ceres, al que llegará en 2015.

___

En internet:

Misión Dawn: http://dawn.jpl.nasa.gov