Al menos 25 insurgentes murieron y 17 soldados resultaron heridos en sucesos de violencia registrados en la región tribal de Orakzai, en el noroeste de Pakistán, donde el Ejército combate a los talibanes, informaron hoy fuentes oficiales.

Según declararon fuentes gubernamentales a la edición digital del rotativo local Dawn, los insurgentes atacaron tres puestos de control militar en el área de Dabori e hirieron a 17 miembros de las fuerzas de seguridad paquistaníes.

En represalia, helicópteros del Ejército paquistaní atacaron cinco escondites de los insurgentes en Orakzai -la única región tribal paquistaní que no limita con Afganistán-, lo que provocó la muerte de 25 integristas.

El Ejército paquistaní lleva a cabo una operación desde hace semanas en Orakzai, donde se habían refugiado grupos talibanes que huían de otras regiones vecinas.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes han lanzado en los últimos años decenas de operaciones contra algunas de las facciones talibanes presentes en su territorio, que se agrupan a lo largo de la porosa frontera con Afganistán, de 2.600 kilómetros.

La conocida como Línea Durand, dibujada por los británicos a finales del siglo XIX, no es reconocida por Afganistán y divide a los pastunes, etnia de la que proceden tradicionalmente los talibanes tanto afganos como paquistaníes.

Según estimaciones no oficiales, unos 10 millones de pastunes viven en Afganistán, donde son la etnia mayoritaria, y otros 20 millones habitan en territorio de Pakistán, país en el que el grupo mayoritario son los punyabíes.