Un juez de Los Angeles ratificó el miércoles la extradición a México de Bruce Beresford-Redman, ex productor del programa de televisión "Survivor", para enfrentar cargos por la muerte de su esposa.

En el fallo, el juez federal de distrito Philip S. Gutiérrez escribió que hay muchas páginas de evidencia competente de que el productor mató a su esposa durante unas vacaciones familiares tomadas en México el año pasado.

El productor, nominado al Emmy, permanece encarcelado en Los Angeles desde noviembre con una orden de posible fuga.

Sus abogados interpusieron una petición de hábeas corpus en agosto alegando que su detención no fue sustentada en hechos del caso. Gutiérrez no estuvo de acuerdo y dijo que toda la evidencia apunta a un homicidio cometido por Beresford-Redman.

El juez citó que había "páginas y páginas de evidencia competente que demostraba que el fugitivo había cometido el delito por el que se buscaba la extradición, llamado homicidio agravado de la víctima".

Gutiérrez agregó que los materiales presentados ante él documentaban "la infidelidad, la pelea, los gritos en el cuarto de hotel, la oportunidad del fugitivo de disponer del cuerpo de la víctima" y otras evidencias que incluían rasguños y raspaduras en el cuerpo de Beresford-Redman y su vuelo para evitar el arresto en México.

"Toda esta evidencia apunta a un homicidio cometido por el prófugo", decía el fallo de dos páginas del juez.

El abogado de Beresford-Redman, Richard Hirsch, dijo que estaba sopesando sus opciones en el caso y hará una declaración más tarde.

Hirsch podría apelar ante el 9no Circuito de Apelaciones federal. En caso de no apelar, el portavoz de la fiscalía federal Thom Mrozek dijo que la extradición pedida por México se presentaría ante la Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton para la disposición final.

Los fiscales han presentado declaraciones de huéspedes del hotel que aseguran haber escuchado fuertes discusiones y llanto provenientes de la habitación de la pareja la noche que Monica Beresford-Redman desapareció. Su cuerpo fue encontrado días después en un depósito de aguas negras no lejos del cuarto que compartía la pareja con sus hijos pequeños.

El abogado del productor ha asegurado que los ruidos eran de Beresford-Redman y sus hijos jugando escandalosamente durante la noche. Ellos presentaron declaraciones de la hija de seis años de la pareja para corroborar el testimonio, pero los jueces que han revisado el caso no modificaron su postura.

En caso de ser condenado de homicidio agravado en México, Redman enfrentaría de 12 a 30 años de cárcel en ese país.