Israel contraatacó el miércoles a los 14 diplomáticos en la ONU que condenaron tanto la construcción de asentamientos israelíes en territorio reclamado por los palestinos como los ataques realizados al parecer por colonos judíos.

Los diplomáticos expresaron su preocupación el martes. El embajador de Sudáfrica ante la ONU, Baso Sangqu, calificó la construcción de asentamientos israelíes de ser el "principal obstáculo para la solución bilateral al conflicto palestino-israelí".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel emitió una declaración en la que dijo que los diplomáticos deberían centrarse en construir la paz en "sitios sangrientos" como Siria, en vez de "intervenir en los asuntos internos de Israel", aparentemente refiriéndose a los ataques de extremistas israelíes contra bases militares, mezquitas y propiedades palestinas.

Israel ha detenido a algunos colonos sospechosos en los ataques.