El gobierno del estado de Veracruz anunció el miércoles la extinción de la policía municipal en su principal puerto, que en los últimos meses ha registrado un incremento de la violencia atribuida a disputas de carteles de las drogas.

Con la desaparición de la llamada Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río, que tenía unos 800 agentes y 300 trabajadores administrativos, las funciones de seguridad pública locales serán asumidas de manera temporal por efectivos de la Secretaría de Marina, informó la vocera estatal Gina Domínguez.

Dijo que la medida está encaminada a depurar los cuerpos policiacos de todo Veracruz, un estado de poco más de 7,6 millones de personas y localizado en los márgenes del Golfo de México. No se informó si los agentes de la corporación municipal desaparecida son investigados.

La portavoz dijo que los empleados y agentes de la corporación desaparecida fueron liquidados, aunque refirió que pueden aplicar a la policía estatal, para lo cual deberán cumplir con estándares más estrictos.

"La administración estatal fortalecerá el sistema de seguridad pública con un nuevo orden policial, mediante la formación de nuevos elementos, mejor capacitados y comprometidos que respondan a las circunstancias que en esta materia se enfrentan", señaló Domínguez.

Efectivos de la marina establecieron barricadas el miércoles en las instalaciones de la policía en el puerto de Veracruz.

La desaparición de la corporación municipal fue acordada el lunes entre el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y el secretario de Gobernación federal, Alejandro Poiré.

El puerto de Veracruz y su zona metropolitana de Boca del Río fueron en 2011 escenario de uno de los peores hechos de violencia atribuidos al crimen organizado: el 20 de septiembre, hombres armados arrojaron 35 cadáveres a plena luz del día en una importante avenida de Boca del Río.

A principios de octubre fueron localizados los cadáveres de otras 32 personas dentro de algunas viviendas y un día después la Marina anunció la captura de ocho presuntos miembros de un grupo del narcotráfico asociado con el poderoso cartel de las drogas de Sinaloa, denominado Jalisco Nueva Generación.

La Marina señaló que Jalisco Nueva Generación estaría detrás de las dos masacres y ha sido un grupo señalado de estar envuelto en una disputa con el cartel rival de Los Zetas.

El ejército ya había asumido las funciones de policía en algunas municipalidades, sobre todo del norte del país, aunque Veracruz es el primer estado en el se utiliza a marinos en esas labores.

El gobierno de Veracruz ya había desaparecido en los últimos meses a la policía municipal de Xalapa, la capital del estado, aunque en ese caso fueron agentes los que asumieron el control.