Las negociaciones entre Moscú y Kiev sobre el nuevo acuerdo gasístico han quedado estancadas después de que hoy los primeros ministros ruso, Vladímir Putin, y ucraniano, Nikolái Azárov, no llegaran a un acuerdo en este asunto clave para las relaciones bilaterales.

"Estamos dispuestos a buscar una solución de compromiso, de beneficio mutuo, beneficiosa para ustedes y también para nosotros", declaró Azárov, citado por agencias rusas al término de sus conversaciones con su colega ruso, que se extendieron hasta altas horas de la madrugada.

Expresó su esperanza de que la reunión dará un impulso para buscar una solución definitiva y también informó de que el ministro de Energía de Ucrania, Yuri Boikó, y el de Justicia, Alexandr Lavrinóvich, quienes llegaron la víspera a Moscú, permanecerán allí hasta que supuestamente se determinen las nuevas condiciones.

Además, no descartó que de ser aprobadas las nuevas condiciones del acuerdo entre Moscú y Kiev el Gobierno ucraniano celebre una sesión extraordinaria para ratificar las nuevas condiciones y abordar el presupuesto del país para el año 2012.

"Ya es hora de que se alcance un acuerdo, pues Ucrania ya no es capaz de soportar la subida de precios del gas y si Rusia no hace concesiones, a Ucrania le espera una crisis", dijo un experto, citado por el portal Gazeta.ru

Ucrania paga actualmente 414 dólares por 1.000 metros cúbicos de gas ruso puesto en su frontera, tarifa que incluye un descuento de 100 dólares por el uso del puerto ucraniano de Sebastopol por la Flota rusa del mar Negro.

Las gasísticas de Ucrania y Rusia firmaron en 2009 contratos de suministros de gas ruso por un plazo de diez años, documentos que las actuales autoridades ucranianas insisten en revisar por considerarlos onerosos para el país.

Según el viceprimer ministro y titular de Industrias, Borís Kolésnikov, Ucrania perdería 80.000 millones de dólares si cumple dichos contratos, que fueron firmados durante la gestión del anterior Gobierno, encabezado por Yulia Timoshenko.

Por la firma de esos acuerdos la ex primera ministra fue condenada en octubre pasado a siete años de prisión.

Rusia y Ucrania protagonizaron en 2006 y 2009 dos "guerras del gas" en las que incluso se llegó a cortar el suministro, lo que perjudicó a los consumidores europeos y provocó las agrias protestas de la Unión Europea.

Por el sistema de gasoductos ucranianos transita el 80 por ciento de las exportaciones de gas natural ruso con destino a Europa.