Un seguidor del Ajax invadió el miércoles la cancha y trató de agredir al arquero constarricense Esteban Alvarado, del AZ Alkmaar, durante un partido de la copa holandesa, lo que obligó a suspender el encuentro a los 36 minutos.

El hincha, identificado por el Ajax como un joven de 19 años que había bebido, se acercó a Alvarado, quien estaba de espaldas pero alcanzó a verlo a tiempo para eludirlo y derribarlo.

Enfurecido por el intento de agresión inesperada y no provocada, Alvarado pateó dos veces al aficionado en el suelo, mientras los guardias de seguridad sacaban al intruso de la cancha, a rastras.

El árbitro Bas Nijhuis expulsó a Alvarado por responder la agresión, y el técnico del Alkmaar, Gertjan Varbeek ordenó que su equipo abandonara la cancha en protesta.

"Entiendo que Esteban se defendió, pero caminó hacia el hincha y lo pateó varias veces", dijo Nijhuis, al justificar su decisión de expulsar al arquero. "Pudo también haberse alejado".

Ajax ganaba 1-0 con un tanto de Gregory van der Wiel, en el partido de los octavos de final. Los intentos por convencer a los jugadores del Alkmaar de volver a la cancha resultaron infructuosos.

Los jugadores del Alkmaar "no se sienten seguros ya en esta situación", dijo el director del club, Toon Gerbrands.

Ajax se disculpó por el problema de seguridad e informó que el agresor no podrá entrar nunca de nuevo a un partido.

El director de la asociación nacional de fútbol dijo desconocer si el cotejo se reanudará.

"Tal vez yo hubiera hecho lo mismo (que Alvarado), pero quizás no", dijo el técnico del Ajax, Frank de Boer, un renombrado arquero de la selección holandesa. "Pero emocionalmente lo entiendo".