La votación en la segunda vuelta de las elecciones para el primer Parlamento de Egipto tras el derrocamiento del entonces presidente Hosni Mubarak culminó el miércoles sin las largas filas que se vieron durante las etapas previas afuera de las casillas electorales.

La votación se encuentra en la segunda ronda de la elección, que en su mayoría se realiza en zonas rurales. Una tercera y última ronda se llevará a cabo en enero. El nuevo Parlamento estará ocupando los escaños hasta marzo, una vez que de tres rondas de votaciones por la desdentada cámara alta de la legislatura ya también terminó.

Los islamistas, encabezados por la Hermandad Musulmana — el mayor y más organizado grupo político del país_, han dominado las votaciones hasta ahora y es muy probable que mantengan su cómoda ventaja.

El voto sucede en medio de crecientes exigencias hacia el gobierno militar para que entregue el poder y permita que el nuevo Parlamento forme un gobierno de unidad nacional que se haga cargo de hasta que sea electo un nuevo presidente para finales de junio. Otro escenario que ronda es que las elecciones presidenciales concluyan en enero y la entrega del poder se lleve a cabo el siguiente mes.

La brutalidad mostrada por las fuerzas militares en contra de los manifestantes que exigen que los gobernantes renuncien de inmediato ha causado un levantamiento en Egipto. El martes, cerca de 10.000 mujeres marcharon en la zona centro de El Cairo, exigiendo la salida del gobierno militar y manifestante su enojo por el abuso contra mujeres manifestantes cometido por soldados durante las campañas de las autoridades.