El Tribunal de Justicia de la Unión Europea fallará hoy sobre la inclusión de la aviación en el sistema de derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2) europeo, que obliga a los aviones a pagar por la contaminación atmosférica que producen, a raíz de una demanda de aerolíneas norteamericanas.

A partir del próximo 1 de enero, todos los vuelos que tengan su origen o su fin en un aeropuerto de la UE deberá pagar por cada tonelada de CO2 que emitan al aire, una medida que cuenta con la firme oposición de varios países como EEUU, China, Canadá o México, que no quieren que sus vuelos de larga distancia se vean gravados.

Varias aerolíneas o asociaciones aéreas de los Estados Unidos y Canadá presentaron un recurso ante la Justicia británica en el que reclaman la nulidad de la directiva europea, que a su vez consultó a la Corte comunitaria sobre el caso.

En concreto, los estadounidenses rechazan pagar por el CO2 liberado durante todo el trayecto, tal y como pretende la UE, y reclaman que sólo se contabilice la cantidad de gases expulsados mientras atraviesan el espacio aéreo comunitario.

En octubre, la abogada general de la Unión Europea, Julianne Kokott, respaldó la postura comunitaria al considerar que la inclusión de los aviones en el sistema de comercio de emisiones (conocido como ETS, por sus siglas en inglés) es compatible con la legislación internacional.

La opinión de los abogados generales no es vinculante de cara al dictamen final, pero en la mayoría de los casos el Tribunal de Justicia se mantiene en la misma línea.

La Comisión Europea se muestra confiada, ya que espera que el veredicto siga los pasos marcados por la abogada general y apoye los planteamientos europeos, tal y como explicó hoy a Efe el portavoz comunitario de Cambio Climático, Isaac Valero.

"Esperamos que (la sentencia) sea favorable, que señale claramente que la inclusión de la aviación en el ETS es claramente compatible con el derecho internacional", recaló Valero.

Por su parte, tres asociaciones de aerolíneas mayoritariamente europeas expresaron hoy en un comunicado conjunto su preocupación por que el enfrentamiento político que, aseguran, subyace tras esta cuestión no se vea resuelto con la sentencia de mañana y pueda perjudicar a Europa.

"Evidentemente, los expertos legales analizarán el impacto de esta decisión judicial, pero la cuestión real es política, no legal", señaló el secretario general de la Asociación Europea de Aerolíneas, quien apostó porque el desacuerdo se resuelva a través de la Organización de la Aviación Civil Internacional de Naciones Unidas.