El ciclista colombiano Mauricio Soler, que a mediados de año sufrió una grave caída que por poco le cuesta la vida durante la cuarta etapa de la Vuelta a Suiza, regresó hoy a su país, en donde fue recibido por su familia y amigos, a los que les dijo que en "España volvió a nacer".

Soler quien refleja en su rostro las marcas de la terrible caída, con voz calmada y suave habló con los periodistas a su llegada al aeropuerto Eldorado de Bogotá, y dejó en claro que por ahora no piensa en un futuro en el ciclismo, pues solo quiere su recuperación.

"Mi futuro en el ciclismo ahora es incierto, solo me interesa recuperarme y ya lo demás vendrá por añadidura", aseguró Soler quien agradeció el apoyo de todos sus amigos y las oraciones que hicieron para su pronta recuperación.

"Los quiero mucho. Gracias por todas la oraciones, que me disculpen porque aún la voz es muy suave y me canso muy fácil", dijo.

El ganador del premio de la montaña del Tour de Francia en el 2007 se mostró emocionado de regresar a su país, de abrazar a su familia y a sus amigos, aunque reconoció que le dolió despedirse de mucha gente que se cruzó en su camino en España.

"Para mí es algo grandioso estar en mi tierra, aunque volví a nacer en España, este ha sido un momento muy esperado. Ayer tuve que despedirme de las personas que se cruzaron en mi camino en España, y en medio de tanta adversidad han estado al lado mío para intentar conseguir mi sueño que era éste (volver a Colombia)", afirmó.

Soler continuará su recuperación en Bogotá, ahora acompañado de sus padres y de sus esposa Patricia que siempre estuvo a su lado en España, y quien comentó que en mayo del 2012 regresará a Pamplona, para una evaluación de su estado físico y mental.

"Mi esposa Patricia siempre ha estado conmigo, ni siquiera cuando estaba en el hospital se separó de mí, dormía en un sofá al lado de la cama, y yo creo que ella llevó la peor parte", comentó.

El ciclista colombiano finalmente les dio las gracias a todos los colombianos que oraron por él, "los llevo en el corazón y les doy gracias por todas sus oraciones que no fueron en vano, pues Dios los ha escuchado", enfatizó.