En una medida sin precedentes, el Banco Central Europeo (BCE) prestará hoy a los bancos de la eurozona todo el crédito que necesiten a tres años y en unas condiciones muy ventajosas para revivir el flujo crediticio a empresas y familias.

Ésta es la primera de las dos operaciones con vencimiento a tres años (36 meses) que la autoridad monetaria va a realizar por primera vez en su historia y para garantizar liquidez a largo plazo en la eurozona. La segunda será el próximo febrero.

La operación se llevará a cabo mediante un procedimiento de subasta con adjudicación plena y a un tipo de interés fijo, que se indexará a la media a la que se sitúe la tasa de interés rectora del BCE durante el periodo de vida de la operación y que las entidades pagarán al vencimiento de la operación.

Actualmente, los tipos de interés se sitúan en la zona del euro en el 1 %, pero a lo largo de los tres próximos años se pueden producir cambios.

Se espera que la participación en esta subasta sea "muy elevada", según Christoph Rieger, analista del Commerzbank, la segunda mayor entidad financiera alemana por activos.

La pregunta crucial es en qué medida el BCE va a facilitar la financiación de Estados con dificultades a través del canal bancario, agregó Rieger.

Los analistas calculan que la demanda de liquidez de los bancos el miércoles se situará entre 160.000 y 250.000 millones de euros.

Algunos expertos consideran que es posible que algunos bancos tomen prestado el dinero del BCE a condiciones muy baratas para comprar deuda soberana de países periféricos con vencimientos a dos o tres años, que ofrece una rentabilidad mucho más elevada.

Se trataría de una especie de operación de "carry trade" (tomar prestado barato para invertirlo donde la rentabilidad es mayor) pero muchos bancos europeos, sobre todo los más grandes, actualmente reducen sus exposiciones a la deuda soberana de los países periféricos.

En los mercados todavía pesa la amenaza de la agencia de medición de riesgo Standard & Poor's de bajar la calificación de la deuda soberana de los países de la zona del euro, incluso de los que gozan de la triple A.