La cosecha de café de Brasil, mayor productor mundial del grano, alcanzará 43,48 millones de sacos de 60 kilos este año, una reducción de 9,6% desde el año anterior, según una proyección oficial divulgada el miércoles.

Pese a la caída, la previsión es más optimista que la que había sido divulgada en septiembre por la Compañía Nacional de Abastecimiento (CONAB), gracias al mejor rendimiento en los estados de Minas Gerais, Bahia y Paraná.

Un comunicado de la CONAB atribuyó la disminución en la cosecha de 2011 a la acostumbrada bienalidad del cultivo, en que se alterna un año de alta productividad con otro de rendimiento menor. La cosecha de 2010 fue de 48,09 millones de sacos.

Aún así, las proyecciones de 2011 mejoraron en los últimos meses debido a las condiciones climáticas favorables en la mayoría de las regiones productoras, así como las mejoras en los cultivos introducidas los últimos años gracias a los buenos precios alcanzados por el café en el mercado mundial.

Del total de la producción brasileña, 74% corresponde a la variedad arábica, considerada de más alta calidad, y el restante 26% corresponde a la variedad robusta, que alcanza precios más bajos en el mercado.