El presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, descartó el miércoles un posible ajuste cambiario alegando que no hay necesidad de una medida de ese tipo en el corto plazo.

Merentes negó, en una entrevista que ofreció al canal de noticias Globovisión, las versiones que han surgido en los últimos días de que el gobierno estaría considerando una devaluación para inicios del 2012 que le permitiría compensar el creciente gasto público, especialmente de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

Al descartar la devaluación el presidente del BCV indicó que una medida de ese tipo "no tiene sentido" porque los ingresos y egresos de divisas están equilibrados.

A inicios de este año el gobierno del presidente Hugo Chávez realizó una unificación del tipo de cambio a una tasa de 4,30 bolívares fuertes por dólar y eliminó la paridad de 2,60 bolívares fuertes, que era empleada en gran parte para la importación de algunos alimentos y medicinas.

En el 2010 el gobierno realizó una devaluación de más de 20% y llevó la paridad de 2,15 bolívares fuertes por dólar a 2,60 bolívares fuertes y 4,30 bolívares fuertes.

Los analistas sostienen que la unificación cambiaria de este año fue una devaluación y que la medida incidió sobre la aceleración que sufrieron los precios que en los últimos doce meses han acumulado un crecimiento de 27,6%.

Desde hace seis años consecutivos Venezuela viene registrado la mayor tasa de inflación de la región a pesar de tener control de precios y de cambios desde el 2003.

Merentes dijo que la inflación concluirá este año alrededor de 27%, muy similar a la tasa del año pasado.

El presidente del BCV se mostró optimista por el comportamiento del aparato productivo y señaló que el Producto Interno Bruto (PIB) concluirá el año por encima de la meta fiscal de 2%.

La economía venezolana creció 4,2% en el tercer trimestre del año.

El gobierno y el BCV estimaron para el 2012 una meta de crecimiento de 5%.