El Departamento de Rentas estatal cambió su posición sobre partes de la nueva ley de inmigración de Alabama y ahora dice que varias transacciones comunes en cortes de condado ya no se consideran "transacciones comerciales" en las que las personas tienen que demostrar su residencia legal.

La comisionada de Rentas, Julie Magee, envió una carta el martes a funcionarios de condado en la que decía que "el Departamento de Rentas de Alabama ha reevaluado su posición". Dijo que ya no es necesaria una prueba de residencia para el registro y la emisión de las calcomanías en las casas móviles, solicitar exenciones sobre propiedades, solicitar la valoración de uso actual en la propiedad, o la emisión de títulos de vehículos de motor o casas móviles.

La prueba de residencia tampoco es necesaria para la solicitud de ninguna exención sobre la propiedad o la reducción de impuestos a la propiedad, de impuestos sobre la venta de propiedad por no pagar impuestos de propiedad, y amortización de bienes vendidos por falta de pago de impuestos a la propiedad.

Magee escribió que el cambio se basó en las nuevas orientaciones del fiscal general del estado, Luther Strange, sobre lo que constituye una "transacción comercial" en la ley de inmigración.

El cambio se produce después de que un juez federal impidió temporalmente a los funcionarios de condado exigir una prueba de residencia para obtener etiquetas para las casas móviles. El juez federal Myron Thompson falló en una demanda interpuesta por el Southern Poverty Law Center. La demanda sostiene que la ley fue diseñada para expulsar a los inmigrantes hispanos de sus hogares al hacerles imposible renovar sus calcomanías anuales.

Kristi Graunke, abogada del centro, dijo el miércoles que acoge con satisfacción que el Departamento de Impuestos reduzca su interpretación de la ley y que es otra señal de lo insensata que es. Agregó que el centro continuará con su demanda.