Un grupo de mujeres manifestantes ucranianas que acostumbran protestar con el pecho desnudo narraron el miércoles su dura experiencia en la vecina Bielorrusia, donde, según dijeron, fueron secuestradas, golpeadas y maltratadas por agentes de seguridad locales.

Oksana Shechko dijo a la AP que ella y dos compañeras activistas del grupo Femen fueron interrogadas en un autobús durante 12 horas, las obligaron a desnudarse en el bosque con un clima congelante, las golpearon en la cabeza y espalda, las amenazaron con violarlas y matarlas, las embarraron de pintura y les cortaron parte de su cabello.

Shechko acusó que las autoridades bielorrusas las estaban castigando por una manifestación realizada el lunes en Minsk en la cual mostraron el pecho para llamar la atención a la represión emprendida por el presidente Aleksander Lukashenko contra la oposición.

"Fue una lucha real por sobrevivir", dijo Shechko con voz temblorosa después de regresar a Kiev. "Terminamos en las manos de los carniceros que matan y aterrorizan al pueblo bielorruso", señaló.

Shechko, de 24 años, agregó que en un determinado momento las activistas fueron obligadas a sentarse sin moverse ni hablar en un autobús durante varias horas.

"Si movíamos la cabeza o las manos nos golpeaban; fue muy doloroso", dijo Shechko.

Las activistas fueron finalmente abandonadas semidesnudas en un bosque helado, donde con el tiempo encontraron ayuda de residentes del área y se pusieron en contacto con la embajada de Ucrania.

El cabello de la activista Inna Shevchenko fue teñido de color verde y le cortaron una parte en la parte posterior de la cabeza.