Violentas ventiscas de nieve que han provocado fatales accidentes y bloqueado carreteras dificultaron el martes los viajes en el centro de Estados Unidos, aunque las autoridades reabrieron porciones de importantes carreteras que habían estado cerradas durante el peor momento de la tormenta.

La Interestatal 70, principal vía a través de Kansas, y la Interestatal 40, que atraviesa el extremo norte de Texas (el llamado Panhandle), fueron reabiertas al mediodía. Funcionarios en Texas le habían dicho previamente a los automovilistas que no empleasen las carreteras de la región para que los equipos pudiesen despejar de nieve y hielo los caminos.

Nuevo México reabrió su sección de la I-40.

El patrullero de caminos de Kansas Ben Gardner dijo que la agencia tuvo que lidiar por la mañana con decenas de accidentes en los que automovilistas se salieron del pavimento.

"Las carreteras estaban heladas, cubiertas de nieve compactada", dijo.

Los hoteles se colmaron rápidamente a lo largo de las carreteras del este de Nuevo México hasta Kansas, y el viaje a través de la región se dificultaba más.

Casi un centenar conductores llamaron para pedir socorro en el norte del estado de Texas conforme empeoraban las condiciones de la tormenta invernal, lo que obligó al cierre de la autopista Interestatal 25, la principal vía hacia el noreste de Santa Fe con ruta hacia Colorado, y una agente policial de Clayton, Cindy Blackwell dijo que sus teléfonos sonaban sin parar con llamadas de conductores atascados en caminos rurales.

La tormenta causó al menos seis muertos el lunes, dijeron las autoridades. Cuatro personas murieron cuando su vehículo chocó con una camioneta en el oriente de Nuevo México, donde son raras las condiciones nevadas, mientras que un guardia y un reo murieron cuando una camioneta de la prisión perdió el control en una autopista con hielo en las llanuras de Colorado. Otros ocho presidiarios y un empleado de la cárcel fueron hospitalizados con heridas moderadas y graves, dijo la Patrulla Estatal de Colorado.