El delantero uruguayo de Liverpool Luis Suárez fue suspendido ocho partidos y multado 40.000 libras (62.000 dólares) tras ser hallado culpable de proferir insultos racistas hacia el jugador de Manchester United, Patrice Evra.

Evra, un francés negro, acusó a Suárez de insultarlo con palabras racistas el 15 de octubre durante un partido entre United y Liverpool por la liga Premier.

La Asociación de Fútbol inglesa (FA) informó el martes en un comunicado que "se demostró la acusación de conducta inapropiada contra Luis Suárez". Indicó que el ariete de 24 años "utilizó palabras insultantes hacia el señor Evra durante el partido" y que "las palabras insultantes utilizadas por el señor Suárez incluyeron una referencia al color del señor Evra".

Suárez, que también recibió una advertencia respecto a su conducta futura, ha negado las acusaciones.

"Hoy es un día muy difícil y doloroso tanto para mi como para mi familia. Gracias a todos los apoyos, voy a seguir trabajando!!", escribió el uruguayo en su cuenta oficial de Twitter.

Liverpool continuó con su defensa del jugador en un comunicado en que dijo estar "muy sorprendido y decepcionado" por el fallo.

"Creemos firmemente, tras repasar los hechos del caso, que Luis Suárez no cometió ningún acto racista", dijo el equipo de dueños estadounidenses.

"Nos parece que la FA estaba decidida a acusar a Luis Suárez, aun antes de entrevistarlo a inicios de noviembre", agregó el comunicado. "No hemos oído nada en la audiencia que cambiara nuestra posición de que Luis Suárez es inocente de las acusaciones en su contra y le daremos a Luis todo el apoyo que necesite para limpiar su nombre".

Liverpool recordó que el propio Evra dijo a la FA en una declaración por escrito: "No creo que Luis Suárez sea racista" y que el panel había expresado una visión similar en la audiencia.

"Nos parece increíble que Luis sea hallado culpable por los dichos de Patrice Evra y nada más, cuando nadie más en el campo de juego — incluidos los compañeros de Evra en Manchester United y todos los árbitros — escuchó la presunta conversación entre los dos jugadores en una boca del arco llena de gente cuando se estaba por patear un tiro de esquina", siguió el club.

Liverpool remarcó que Suárez tiene antepasados de diversas razas, incluido un abuelo negro.

"Nos parece increíble que un jugador de herencia mestiza pueda ser acusado y declarado culpable de esta manera, en base a la evidencia presentada", dijo. "No reconocemos a Luis Suárez en la manera en que ha sido presentado".

La FA señaló que el castigo quedó en suspenso, a la espera de una apelación que debe ser presentada en los próximos 14 días.

El principal grupo antiracismo en el fútbol inglés dijo que el veredicto mandaba un mensaje al mundo del fútbol.

"La FA mostró su liderazgo y determinación en lo que fue claramente una denuncia compleja y difícil de manejar, e invirtió tiempo y conocimientos en asegurar este resultado", dijo el presidente del grupo Kick It Out, Herman Ouseley, en un comunicado a The Associated Press.

"Demostró que no permitirá la discriminación, algo en lo que las organizaciones como la FIFA y la UEFA deberían fijarse", agregó.