El entrevistador estrella de la cadena de televisión por cable CNN Piers Morgan respondió el martes a las preguntas de una comisión investigadora sobre su periodo en la cúspide de la prensa sensacionalista británica.

Su muy esperado testimonio podría sacar a relucir denuncias de que su carrera profesional en la prensa estuvo salpicada de varias faltas éticas.

Morgan dirigía dos tabloides británicos — News of the World y el Daily Mirror — antes que su carrera llegara a un abrupto fin por la controversia de fotos falsas en 2004.

Morgan declaró el martes desde Estados Unidos por videoconferencia ante la comisión investigadora británica presidida por el juez Brian Leveson. El es uno de varios ejecutivos de la industria del tabloide que comparecen ante la comisión, creada tras el escándalo de las escuchas telefónicas ilegales que protagonizó News of the World.

El asesor de relaciones pública de artistas y personalidades Max Clifford dijo a Sky News Television que Morgan estaría dispuesto a responder cualquier pregunta que le hagan. "Piers sabe lo que le espera. Me sorprendería mucho si la investigación de Leveson le depara problemas esta tarde".

La investigación de Leveson fue creada tras el escándalo de News of the World. Hasta ahora más de 10 periodistas han sido detenidos, muchos ejecutivos del imperio noticioso de Rupert Murdoch News Corp. han perdido sus empleos y varios mandos de la Policía británica renunciaron por no haber evitado el escándalo.

Los testigos que declararon ante la comisión han expuesto el lado tenebroso del periodismo británico, en el cual los reporteros fueron acusados de inventar despachos, extorsionaron a sus entrevistados, interceptaron teléfonos ilegalmente y sobornaron a policías para obtener pistas.

Morgan alcanzó prominencia nacional cuando fue elegido por Rupert Murdoch para dirigir News of the World a la edad de 28 años. Bajo su mando, el tabloide expuso la relación del actor Hugh Grant con la prostituta de Hollywood, Divine Brown. Grant ya aportó evidencia a la investigación sobre el abuso de la prensa.