Científicos encontraron dos planetas del tamaño de la Tierra orbitando una estrella fuera de nuestro sistema solar, una señal alentadora sobre la posibilidad de encontrar vida en otros sitios del universo.

El descubrimiento muestra que tales planetas existen y que pueden ser detectados por la nave espacial Kepler, dijo Francois Fressin, del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica, en Cambridge, Massachusetts. Son los planetas más pequeños encontrados hasta ahora que orbitan una estrella semejante a nuestro sol.

Los científicos están buscando planetas del tamaño de la Tierra como residencias potenciales de vida extraterrestre, señaló Fressin, quien reportó los hallazgos en un documento publicado el martes en internet por la revista Nature. El diámetro de un planeta es sólo 3% mayor al de la Tierra, mientras que el diámetro del otro es aproximadamente de nueve décimas del de la Tierra. Parecen ser rocosos, como nuestro planeta.

Pero son demasiado calientes para contener vida como la conocemos, con temperaturas calculadas en cerca de 760 y 425 grados Celsius (1.400 y 800 grados Fahrenheit), indicó.

Cualquier vida encontrada en otro planeta podría no ser inteligente; podría ser bacteria o moho, o una forma completamente desconocida.

Desde su lanzamiento en el 2009, el telescopio Kepler de la NASA ha encontrado evidencia de decenas de planetas posiblemente del tamaño de la Tierra. Pero el reporte de Fressin es el primero que proporciona confirmación, dijo Alan Boss, del Instituto Carnegie Institution para la Ciencia, en Washington. El es miembro del equipo de ciencia Kepler, pero no es autor del documento.

Los investigadores descartaron una posible explicación alternativa para las señales que indicaron inicialmente que los planetas estaban orbitando la estrella Kepler-20. La estrella se encuentra a 950 años luz de la Tierra en dirección a la constelación de Lira.

Los planetas, llamados Kepler-20e y Kepler-20f, son parte de un sistema de cinco planetas con órbitas alrededor de una estrella, y su ubicación pone en duda la opinión actual sobre cómo se forman los planetas, señalaron científicos.

En nuestro sistema solar, los planetas rocosos pequeños están más cerca del sol, mientras que los gigantes gaseosos están en la periferia. Pero el sistema de cinco planetas no tiene tal línea divisoria: planetas grandes y chicos se alternan mientras uno se aleja de la estrella.

"Eso es una locura, e inexplicable por la noción actual sobre cómo se acomodan los planetas alrededor de estrellas", comentó David Charbonneau, coautor del estudio y científico de Harvard.

A inicios de este mes, científicos dijeron que encontraron un planeta alrededor de otra estrella distante con una temperatura de superficie benigna para la vida de aproximadamente 22 C (72 F). Pero era demasiado grande para sugerir que había vida en su superficie. Con 2,4 veces el tamaño de la Tierra, podría asemejarse más a Neptuno, un plantea de gas y líquido con un núcleo rocoso y mayormente océano, señalaron científicos.

___

En internet:

Nature: http://www.nature.com/nature