Miles de norcoreanos marcharon el lunes hacia puntos importantes de la capital para mostrar su duelo por Kim Jon Il, mientras muchos lloraban desconsoladamente y agitaban sus brazos en señal de lamento ante la noticia de la muerte de su "Querido Líder".

La prensa estatal norcoreana anunció como "gran sucesor" a Kim Jong Un —el hijo veinteañero de Kim Jong Il_, en tanto que la comunidad internacional se mantenía atenta ante cualquier indicio de una transición turbulenta del poder hacia el segundo al mando en una nación impredecible con aspiraciones nucleares.

Tras conocerse el deceso de Kim, quien gobernó durante 17 años, el estamento militar de la vecina Corea del Sur fue puesto en alerta máxima ante las fuerzas armadas norcoreanas, que cuentan con 1,2 millones de hombres.

Corea del Norte dijo que Kim murió el sábado de un ataque cardiaco mientras viajaba en un tren en el cumplimiento de sus responsabilidades oficiales.

El presidente Barack Obama y su colega de Corea del Sur, Lee Myung-bak, acordaron telefónicamente observar muy de cerca los acontecimientos.

En las calles de la capital norcoreana, Pyongyang, las personas dejaban ver su pesar con llanto, algunas se hincaban o inclinaban la cabeza repetidamente. Niños y adultos colocaban flores en monumentos conmemorativos importantes.

Kim Yong Ho, lleno de lágrimas, dijo que Kim Jong Il había hecho más felices las vidas de las personas. "Eso hacía cuando falleció: trabajar, viajar en tren", apuntó.

Otros norcoreanos avanzaban en fila frente a una pintura gigante de Kim Jong Il y el difunto padre de este, el fundador de la nación Kim Il Sung, en el monte Paektu, el lugar oficial de nacimiento del fallecido gobernante.

Ofrendas florales fueron colocadas de manera ordenada debajo del mural.

"¿Por qué el cielo es tan cruel? Por favor regresa, general. No podemos creer que te hayas ido", gritó la señora Hong Son Ok, cuyo cuerpo se estremecía mientras la entrevistaba la televisión oficial de Corea del Norte.

Un extranjero que da clases en una universidad de Pyongyang le dijo a The Associated Press que cuando informaron a los estudiantes sobre la muerte de Kim se veían muy serios, pero que no mostraron ninguna emoción.

"Había un manto de silencio", dijo el profesor, que habló con la condición de mantener el anonimato por temores sobre su seguridad. "Muchas personas hacían filas para dejar flores en los retratos oficiales. La gente se veía un poco atónita y muy seria, pero serena y respetuosa".

"Murió demasiado pronto, para nuestro profundo pesar", dijo un comunicado difundido por la Agencia Central de Noticias Coreana. "El corazón de Kim Jong Il dejó de latir, pero su noble nombre e imagen benevolente siempre serán recordados por nuestro ejército y pueblo".

Tenía 69 años, según registros oficiales, aunque algunos informes indican que tenía 70 años.

Los medios estatales norcoreanos no llegaron a calificar a Kim Jong Un como el próximo líder del país, pero dieron indicios claros de que el tercer hijo de Kim Jong Il, quien se presume tiene menos de 30 años, sería el sucesor de su padre.

Corea del Norte dijo en un despacho que el pueblo y los militares "se han comprometido a mantener el liderazgo del camarada Kim Jong Un" y lo llamó un "Gran Sucesor" de la filosofía revolucionaria del país conocida como "yuche", o autosuficiencia.

La muerte podría retrasar los esfuerzos de Estados Unidos y otros países para conseguir que Pyongyang abandone sus ambiciones de conseguir armas nucleares, ya que el sucesor, que no ha sido fogueado, podría intentar evitar cualquier percepción de debilidad mientras maniobra para consolidar el control.

"La situación podría llegar a ser extremadamente volátil. Lo que los militares de Corea del Norte hagan en las próximas 24 o 48 horas será decisivo", dijo Bill Richardson, ex embajador de Estados Unidos ante la ONU, quien ha realizado varias visitas de alto nivel al país asiático.

El fallecimiento llega en un momento delicado para Corea del Norte, que se prepara para el centenario del nacimiento de Kim Il Sung el próximo año. Los preparativos incluyen grandes proyectos de construcción en toda la ciudad como parte de la promesa incumplida de Kim Jong Il de traer prosperidad a su pueblo.

Seúl y Washington temen que Kim Jong Un "pueda sentir que es necesario en el futuro precipitar una crisis para demostrar su valía ante otros líderes veteranos", dijo Bruce Klingner, analista de Asia del centro de estudios The Heritage Foundation, con sede en Washington.

Kim Jong Il reveló a su tercer hijo Kim Jong Un como su sucesor hace un año, cuando lo instaló en puestos de alto rango. Poco se sabe sobre el más joven de los Kim.

Kim Jong Un a menudo acompañó a su padre en sus viajes por todo el país en el último año. Kim Jong Il, a su vez, heredó el poder de su padre, el venerado fundador de Corea del Norte Kim Il Sung, fallecido en 1994.

Corea del Norte dijo que llevaría el cadáver de Kim al Mausoleo de Kumsusan en Pyongyang y celebraría un período de duelo nacional hasta el 29 de diciembre, cuando "todas las personas en la nación emplearán tres minutos en una oración silenciosa".

El funeral de Kim se celebrará el 28 de diciembre, dijo, y añadió que cualquier tipo de entretenimiento sería prohibido durante el período de luto y que el país no aceptaría "delegaciones extranjeras que esperan expresar sus condolencias".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino