Un aumento en la construcción de apartamentos en Estados Unidos dio al sector un impulso considerable en noviembre, aunque modesto, en tanto que los permisos de construcción, indicio de la futura actividad del sector, avanzaron debido principalmente a la demanda por ese tipo de vivienda.

Algunos analistas sostienen que el avance, aunque procede de niveles extremadamente bajos, señala que el mercado de la vivienda quizá comenzó a recuperarse finalmente.

Los economistas sostienen que 2011 será el primer año desde que comenzó la recesión en 2007 en que el sector de la construcción contribuyó a la expansión de la economía. Antes de este año, el sector sufrió dos de los peores años de su historia.

"La rama de la construcción ha pasado lo peor y ha comenzado a mejorar paulatinamente", según el economista Paul Diggle, de la firma Capital Economics.

En noviembre los constructores iniciaron las obras de 685.000 casas, un aumento del 9,3% frente a octubre, dijo el martes el gobierno. Es el mayor nivel desde abril de 2010.

Con todo, la cifra es muy inferior a los 1,2 millones de casas que según los economistas serían construidas anualmente en una economía sana.

La construcción de viviendas unifamiliares aumentó un 2,3% en noviembre a un ritmo anual de 447.000. La construcción de apartamentos subió un 32% a un índice anual de 238.000 unidades. Las viviendas unifamiliares suman el 70% de la construcción residencial en Estados Unidos.

En lo que va de año habrá comenzado la edificación de 430.000 viviendas unifamiliares y 185.000 apartamentos, pero esas cifras son muy inferiores a las 840.000 viviendas unifamiliares y 360.000 apartamentos que habrían sido edificados en una economía saneada.

Los economistas Patrick Newport y Michelle Valverde, de la firma IHS Global Insight, dijeron que el repunte indica que el sector de la vivienda "ha comenzado a despegar finalmente".