Nadie pudo con Adele en 2011, ni grupos consolidados como Maná y Coldplay, ni divas como Lady Gaga. Suyo fue este año que, sin aviso previo, trajo los últimos discos de la historia de dos nombres que ya son leyenda, REM y Amy Winehouse.

Estos son diez de los discos más destacados publicados durante este año:

- "21", de Adele (Sony).- La británica que más discos ha vendido en este siglo en su país se aferró semana tras semana a lo más alto de las listas de ventas de medio mundo, gracias a canciones de soul y pop elegantes y sentidas, como "Rolling In The Deep" y "Someone Like You", que convirtieron su segundo disco en el hito musical del año.

- "Mylo Xyloto", de Coldplay (Emi).- Con su quinto disco de estudio, el sucesor del exitoso "Viva la Vida", la banda de Chris Martin consolidó su capacidad para crear melodías épicas "llena-estadios" en la mejor línea de U2 y, como demostraron en Madrid, para vender 16.000 entradas en poco más de una hora.

- "Collapse Into Now", de REM (Warner).- Cuando se publicó, pocos imaginaban que el decimoquinto disco de la carrera de los estadounidenses se convertiría también en su último álbum de estudio, tras el anuncio de disolución con el que en septiembre cerraron 31 años de carrera, en la que destaca su recordado "Out Of Time".

- "Lioness: Hidden Treasures", de Amy Winehouse (Universal).- La crónica de una muerte anunciada en que se había convertido el final de su vida, no impidió que la desaparición de esta diva provocase menor estupor, pues desbarataba la posibilidad de que compusiese otro disco de la calidad del inigualable "Back To Black". Como consuelo, se orquestó de forma póstuma este disco de retazos inéditos, con versiones y tres temas nuevos.

- "Angles", de The Strokes (Sony).- En el momento de su debut, hace ya diez años, The Strokes encarnaron la esperanza del rock y de su cíclico renacimiento. Después de varios intentos fallidos y de cinco años de silencio, los neoyorquinos dieron en el clavo con su cuarto álbum de estudio y sencillos como "Under Cover Of Darkness".

- "Born This Way", de Lady Gaga (Universal).- La gestación del segundo disco de la diva estadounidense más estrambótica de los últimos tiempos fue, como la temática del videoclip que lo titula, un parto. El goteo continuo de informaciones dieron sus frutos y, tras su publicación, la proclamada reina de las redes sociales vendió más de un millón de copias en EEUU en una semana.

- "1", de Julio Iglesias (Sony).- Después de tres años de trabajo exhaustivo en el estudio regrabando los temas emblemáticos de sus primeros años de carrera, el cantante español más internacional de todos los tiempos regresó con este disco en el que, con su voz, redobla el sentimiento de sus letras.

- "Drama y luz", de Maná (Warner).- Después de vivir tiempos difíciles en el terreno personal, la banda más importante de México lanzó el disco más exigente de su carrera. Dos premios Grammy Latino al "mejor álbum de rock vocal de dúo o grupo" y "mejor ingeniería de grabación" avalaron su acierto.

- "O que você quer saber de verdade", de Marisa Monte (Emi).- Cinco años después de sus últimos álbumes con temas inéditos e influida por su nueva maternidad, la que está considerada como la artista viva más importante de Brasil, con nueve millones de discos vendidos, regresó con un álbum sobre "la búsqueda de placer y de la felicidad".

- "Bad As Me", de Tom Waits (Pías Spain).- No pudieron ser mejores las críticas al vigesimoquinto álbum del estadounidense, el primero tras siete años de vacío discográfico, en el que incluyó un amplio catálogo de registros sin perder el tono áspero que le es tan característico. Javier Herrero.