Los agricultores de Valdelageve (Salamanca), Ramón Díaz y su mujer Purificación Sánchez, recogen aceituna de mesa en uno de sus olivares. EFE/Archivo