La recesión económica elevó a 16 millones los menores de 18 años en estado de pobreza y la cifra aumentará al menos medio punto porcentual en 2011.

"La economía tal vez haya comenzado su lenta recuperación, pero las condiciones aún no mejoran para los niños en las familias más vulnerables", escribió Julia Isaacs, experta en políticas para familias del Instituto Brookings.

Un estudio de Isaacs, divulgado el martes, indicó que a raíz de la crisis financiera se elevó en 2010 a 22 el número de estados estadounidenses donde uno de cada cinco menores de edad viven en situación de pobreza.

Pronosticó que en 2011 llegarán a 27 los estados con tasas de pobreza infantil de al menos 20%, respecto a solo 14 estados en 2007.

El documento agregó que 6,5 millones de niños pasaron al menos un mes de 2011 con un padre desempleado, mientras que tres millones en todo el país han vivido con un padre desempleado al menos seis meses, principalmente en California, Florida, Michigan y Nevada.

Asimismo, señaló que 21 millones de niños dependieron en 2011 de subsidios gubernamentales para adquirir alimentos, un incremento de 8 millones respecto al 2007.