El gobierno de Camerún intercedió el martes en la controversia que provocó la suspensión por 15 partidos del capitán de la selección de fútbol de ese país, Samuel Eto'o.

La suspensión fue anunciada el viernes por la federación camerunés de fútbol como castigo porque Eto'o y otros futbolistas boicotearon un amistoso el 15 de noviembre contra Argelia, en protesta por una deuda en el pago de bonificaciones.

Sin embargo, la severidad de la sanción fue criticada por el sindicato de futbolistas y el ex jugador Roger Milla.

"El gobierno sigue de cerca el desenlace (de la situación) y está analizando todas las posibilidades para juntar a las partes involucradas, en un esfuerzo por resolver el problema y restaurar la armonía", dijo el martes en un comunicado el ministro de deportes, Adoum Garoua.

La federación también suspendió al subcapitán Enoh Eyong por dos partidos y le impuso una multa de 1.986 dólares a Benoit Assou-Ekotto. El boicot obligó a los organizadores a suspender el partido en Argelia.

"Hay que pensarlo bien para castigar a un jugador de tan alto perfil y con una gran reputación internacional", señaló el presidente de la unión de futbolistas de Camerún, Davis Mayebi. "En cambio, este castigo está afectando la imagen de Camerún e incluso la de Eto'o. Nos entristece y queremos que se revise y que se tome la decisión correcta".

Milla opinó que una suspensión tan larga puede provocar el retiro de Eto'o de la selección.

"Nuestro fútbol es un desastre, es un fracaso total", comentó Milla en una entrevista con la AP. "Castigar a Samuel, nuestro goleador y capitán de la selección, con una suspensión de 15 partidos es enviarlo indirectamente al retiro".