Soldados sirios mataron a por lo menos 100 personas en un poblado del norte de Siria, en uno de los más mortíferos incidentes desde que comenzó el levantamiento contra el régimen del presidente Bashar Assad en marzo, denunciaron el miércoles activistas sirios.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Reino Unido, informó que las muertes ocurrieron el martes en el pueblo de Kfar Owaid en la provincia de Idlib, en el noroeste del país. Agregó que 111 personas murieron.

Los Comités de Coordinación Local, otro grupo de activistas, informó que más de 100 personas murieron en el pueblo.

Los dos grupos habían reportado antes que los soldados del régimen atacaron el poblado con artillería pesada, disparando y lanzando granadas, matando a decenas.

Naciones Unidas ha denunciado que más de 5.000 personas han muerto por la represión del gobierno sirio.

Los reportes del miércoles se conocen antes de la llegada de un grupo de asesores de la Liga Arabe para preparar una misión de observación.