La ex pareja de Stieg Larsson dice que el fallecido escritor policiaco no habría aprobado la mercadotecnia relacionada al estreno de esta semana de la adaptación cinematográfica de su novela "The Girl With The Dragon Tattoo" (La chica con el dragón tatuado).

Eva Gabrielsson dijo que en cambio Larsson habría usado el escándalo sobre su novela, conocida en español como "Los hombres que no amaban a las mujeres", para hacer conciencia sobre la violencia y la discriminación contra el sexo femenino.

"Nunca habríamos vendido los derechos para vender productos", dijo Gabrielsson en una entrevista del lunes con The Associated Press. "Eso no tiene nada que ver con los libros".

La cinta le ha valido una nominación a los Globos de Oro a Rooney Mara como mejor actriz dramática y a Trent Reznor y Atticus Ross por su tema original.

Por su parte, la cadena de tiendas de ropa H&M lanzó la Colección Dragón Tatuado, creada por la diseñadora de vestuarios Trish Summerville, inspirada en Lisbeth Salander, la protagonista tatuada de los libros de Larsson y la película que se estrena el miércoles en Estados Unidos.

Gabrielsson y Larsson fueron pareja por más de 30 años pero nunca se casaron. Larsson no dejó un testamento, así que el padre y el hermano del escritor heredaron los derechos de sus obras cuando murió de un paro cardiaco a los 50 años en 2004.

Ambos han negado las declaraciones de Gabrielsson sobre que están usando los derechos de los libros de Larsson para obtener beneficios y dijeron que donarán sus ganancias a causas que él apoyaba, como la revista contra el racismo en la que trabajó como periodista.

A pesar de esto Gabrielsson expresó su preocupación sobre que la dimensión política de los libros de Larsson, incluyendo sus matices feministas, sea ignorada durante la fiebre de la película. Ella dijo que Larsson quería mostrar la desigualdad entre los sexos que existe incluso en Suecia, uno de los países con políticas más igualitarias.

"La opresión contra las mujeres existe en todas partes, es una discriminación incomprensible", dijo.

En la trilogía de Larsson, Salander y el periodista Mikael Blomqvist hacen equipo para resolver asesinatos en serie y escándalos de tráfico sexual. En la película dirigida por David Fincher Mara interpreta a Salander y Daniel Craig a Blomqvist.

Mara dijo en una conferencia de prensa el mes pasado que Salander no es una feminista y que no se ve como parte de algún grupo en especial o subcultura.

"¿No sabe en qué película se metió?", dijo Gabrielsson sorprendida. "¿Ha leído los libros? ¿No le dieron ninguna capacitación?".

Salander no entra en ninguna categoría "pero sí es parte de un movimiento", dijo Gabrielsson. "Su ser entero representa una resistencia, una residencia activa a los mecanismos que hacen que las mujeres no avancen en este mundo y que en los peores de los casos sean abusadas como ella lo fue".

Gabrielsson agregó que el tema del feminismo se ha perdido en parte por el título en inglés de la novela, que según ella suena como "un libro para niños".

Agregó que el título original en sueco "Man som hatar kvinnor" (Los hombres que odian a las mujeres) era en el mundo de Larsson "el tema básico de esos libros".

Gabrielsson publicó el año pasado su propio libro sobre su vida con el escritor.