Japón decidió hoy destinar 38 billones de yenes más (374.731 millones de euros) al fondo para intervenir en mercados de divisas destinado a combatir la subida del yen, lo que deja la partida en 68 billones de yenes (670.570 millones de euros).

El Gobierno japonés optó por engrosar este monto, que actualmente constaba de unos 30 billones de yenes (295.839 millones de euros), decidido a paliar el persistente encarecimiento del yen frente al dólar y otras divisas de referencia que perjudica a las empresas exportadoras japonesas, informó la agencia local Kyodo.

Datos del Gobierno revelan que, tan solo entre el pasado 28 de octubre y el 28 de noviembre, el Ministerio de Finanzas nipón y el Banco de Japón gastaron 9,09 billones de yenes (89.616 millones de euros) en intervenciones en el mercado de divisas destinadas a abaratar su moneda.

El Ejecutivo nipón avaló la medida en paralelo a la aprobación de un cuarto presupuesto adicional 2,53 billones de yenes (24.947 millones de euros), que aún debe aprobar el Parlamento, destinado a ofrecer asistencia crediticia a empresas afectadas por el desastre de marzo y la fortaleza del yen.

Un yen fuerte reduce la competitividad de las exportaciones niponas, que constituyen el 40 por ciento del PIB de la tercera economía del mundo, y recorta los beneficios de las empresas japonesas a la hora de repatriarlos.

Japón ya amplió este fondo de intervención en octubre después de que este año su moneda alcanzara niveles máximos históricos con respecto al dólar y otras divisas de referencia.

Entonces, el Gobierno decidió aumentar la partida de 31 billones de yenes (397.501 millones de euros) de yenes hasta 46 billones de yenes (589.878 millones de euros).