La Agencia Central de Inteligencia dejó de lanzar misiles contra los extremistas en Pakistán desde el mortífero ataque de la OTAN de noviembre cerca de la frontera con Afganistán para no "empeorar" los tensos lazos con Islamabad, dijo el martes un alto funcionario paquistaní.

El jefe del Comité de Defensa de Pakistán Javed Ashraf Qazi declaró que la tregua en este punto sólo podría ser suspendida si hubiera un reporte confirmado de un blanco de alto perfil. "Y en caso de hacerlo, los resultados podrían empeorar", dijo.

No ha habido ataques con misiles contra milicianos desde el operativo del 26 de noviembre efectuado por la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) contra un puesto de control fronterizo paquistaní que dejó 24 soldados muertos, de acuerdo con The Long War Journal, una página en internet que lleva un conteo de los ataques. Desde entonces, las relaciones entre Washington e Islamabad han estado en su punto más bajo.

El portal agrega que la tregua de 33 días es la más larga que se ha vivido desde que la CIA comenzó operativos en cubierto en 2004 contra la red terrorista al-Qaida e integrantes del Talibán en las regiones tribales de Pakistán a lo largo de la frontera con Afganistán. Pero la frecuencia de los ataques comenzó a aumentar en 2008.

Tras el ataque de noviembre, Pakistán respondió cerrando su frontera con Afganistán a los camiones que transportan suministros para los militares de Estados Unidos y la OTAN. Además, está demandando una completa revisión a su relación con Washington.

Ashraf Qazi opina que la pausa en los ataques es porque Estados Unidos "no quiere agravar más la situación".

El gobierno y ejército paquistaníes han protestado públicamente durante mucho tiempo por el programa de aviones no tripulados estadounidenses — también llamados drones — pero en privado han dado su consentimiento. Los ataques son muy impopulares entre los paquistaníes ordinarios, quienes generalmente los ven como una violación inaceptable a su soberanía.

Las autoridades estadounidenses no hablan en público sobre el programa de aviones no tripulados.

The Long War Journal citó a un funcionario estadounidense anónimo que decía que la tregua era porque otro ataque "empujaría a las relaciones entre ambos países a un punto sin retorno".

Este año ha habido 60 ataques, mucho menos que en 2010. Funcionarios estadounidenses reconocen en privado que los drones son un arma clave para reducir la amenaza de los extremistas en la zona fronteriza.

Ha habido al menos otras dos pausas en el programa de los aviones espía no tripulados que han coincido con los tensos lazos entre Islamabad y Washington, incluyendo uno a comienzos de 2011 cuando Pakistán detuvo al contratista de la CIA Raymond Davis después de que mató a dos personas en la ciudad de Lahore.