Chile aumentó el martes en más de la mitad su envejecido padrón electoral, luego de que el Senado aprobó la inscripción automática y el voto voluntario, elevando drásticamente los potenciales votantes de 8,1 a 12,6 millones de personas.

Hasta ahora la inscripción al padrón era voluntaria, pero quien se inscribía estaba obligado a votar, de lo contrario podía ser multado hasta por 150 dólares. A partir de hoy, el registro es automático para los mayores de 18 años y el sufragio se convierte en voluntario.

El drástico aumento de potenciales electores abre la posibilidad de que los resultados de las elecciones del próximo año se aparten de los dos tradicionales bloques políticos --uno de centroderecha y otro de centroizquierda-- producto del sistema electoral legado por la dictadura militar que gobernó de 1973 a 1990.

El proyecto fue aprobado por 25 votos a favor, ocho en contra y tres abstenciones.

La nueva ley regirá para los comicios municipales de octubre de 2012, cuando se elegirán los 345 alcaldes del país y centenares de concejales.

Las municipales serán la primera prueba electoral para el gobierno antes de las elecciones parlamentarias y presidenciales de 2013.

El padrón electoral vigente está conformado por 8,1 millones de los 17 millones de chilenos, de los cuales unos 600.000 son menores de 30 años, según cifras del Registro Electoral.

Tras la entrada en vigencia de la ley, el registró añadirá 4,5 millones de personas, de los cuales tres millones son menores de 30 años.

Decenas de miles de estudiantes participaron este año en una masiva rebelión estudiantil dirigida por universitarios, que se prolongó por siete meses e hizo caer la popularidad del presidente Sebastián Piñera a 21%, la que lentamente se ha ido recuperando y ahora se ubica en torno del 30%.

Miles de esos jóvenes critican por igual al oficialismo y a la oposición, y ahora, automáticamente, formarán parte del padrón electoral.

La senadora oficialista Lily Pérez opinó que "tener una tremenda incerteza respecto al padrón electoral puede cambiar cualquier resultado electoral de cualquier elección y eso es un gran paso adelante".

Su colega de la oposición de centroizquierda Ricardo Lagos Weber señaló que la incertidumbre de los resultados en los comicios podría concluir con "la hipocresía y el cinismo en Chile, porque los ciudadanos van a tener la facultad, si así lo estiman conveniente, el día de la elección (de) levantarse e ir a votar y eso va a hacer una diferencia fundamental".

El senador de oposición Ignacio Walker destacó la aprobación del proyecto, pero aseveró que "mientras no se cambie el sistema binominal no vamos a tener una democracia auténtica". Asimismo, llamó a Piñera a que "cumpla su compromiso y envíe el proyecto de ley que modifica el (sistema) binominal".

Dicho sistema conduce a la creación de dos grandes bloques políticos, excluye a los partidos minoritarios y, en la práctica, hace que una coalición que obtenga 34% de los sufragios iguale en peso a la que reciba 66% de las preferencias, repartiéndose cada una los dos cupos en disputa.

----

NOTA DEL EDITOR: En una nota del 20 de diciembre sobre el aumento del padrón electoral de Chile, The Associated Press reportó erróneamente que el mismo se había incrementado en poco más de un tercio. En realidad, Chile aumentó en más de la mitad su padrón electoral. Esta es la versión correcta de la nota.