Tras tomarse un respiro del frenesí comprador con el que iniciaron la temporada navideña, los consumidores estadounidenses volvieron a abrir con alegría sus carteras la semana pasada, aunque con un tono más exigente que obligará a comerciantes y detallistas a depender de las compras de último momento para redondear sus balances, según estadísticas difundidas el martes.

Las ventas en los comercios abiertos durante por lo menos un año aumentaron la semana pasada un 3,4% en la semana concluida el sábado, según el índice de ventas semanales en cadenas minoristas del International Council of Shopping Centers (ICSC, Consejo Internacional de Centros Comerciales) y Goldman Sachs.

El alza ocurrió luego que los consumidores se tomaron un respiro luego del fin de semana alargado del Día de Acción de Gracias, el 24 de noviembre, cuando comienza oficialmente la temporada compradora navideña en el país.

Las ventas en la última semana aumentaron un 4,6% frente a la misma semana de hace un año.

"Los consumidores acudieron en masa a los comercios la semana pasada para completar sus compras navideñas", dijo el economista Michael P. Niemira, del Consejo. "Empero, pese al repunte de la semana pasada, los consumidores siguen retrasados para completar sus compras navideñas respecto al año pasado".

Según un sondeo entre 1.000 compradores realizado por ICSC y Goldman Sachs, el promedio de los consumidores ha completado el 70% de sus compras hasta el pasado domingo, frente al 74% hace un año.

Empero, el 9% de los compradores sondeados ni siquiera ha comenzado esas compras, frente al 6% del año pasado.

El índice semanal refleja las ventas en 24 de las cadenas más importantes, como Target Corp, Costco Wholesale Corp. y Macy's.