Un pastor evangélico y su hermana fueron detenidos por la policía boliviana después de dar muerte a otra hermana de ambos a quien sumergieron en una bañera hasta ahogarla en una ceremonia de "purificación" para arrancarle al demonio.

"Los sospechosos confesaron que su hermana de 18 años estaba poseída por el demonio y querían purificarla y bautizarla en una bañera, pero se les pasó la mano. La menor falleció por ahogamiento", dijo el martes a The Associated Press el portavoz de la policía anticrimen de Cochabamba, capitán Juan Carlos Corrales.

El hecho ocurrió el domingo en una barriada pobre de esa ciudad ubicada en el centro del país. El pastor Carlos Uriona y su hermana por parte de madre Adelaida Marca comparecían el martes ante un juez que podría enviarlos a la cárcel a la espera de un juicio, explicó Corrales.

Adelaida Marca confesó a la policía que cuando sumergió a su hermana Olga sintió la fuerza del demonio. "Entró en mí un espíritu malo, dominó mi mano y empezó a sumergir a mi hermanita. Dentro (de la bañara) estaba el mismo Satanás", relató a los oficiales que la interrogaron.

Uriona dijo que su hermana sujetaba por el cuello a la menor al tiempo que gritaba "¡Sal de ahí inmundo! ¡Yo soy Jehová de los ejércitos!".

Corrales explicó que el juez también podría solicitar una valoración psíquica de los sospechosos.

El cuerpo de la menor fue hallado por la policía el lunes en una bodega propiedad del pastor.