La economía chilena registró este año un crecimiento de 6,2%, algo por debajo de lo proyectado debido a la situación internacional, y para 2012 el Producto Interno Bruto (PIB) crecería entre 3,75% y 4,75%, informó el martes el Banco Central.

Al entregar al Senado un informe sobre política monetaria, el nuevo presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, aumentó también las estimaciones sobre la inflación de este año, que quedaría en 3,9%. Hasta noviembre los precios han aumentado 3,8%.

Inicialmente las proyecciones del Banco Central apuntaban a un crecimiento en torno de 6,5% para este año, pero la desaceleración en el segundo semestre de la actividad económica redujo esas estimaciones y las de 2012. Para el próximo año el banco emisor redujo sus proyecciones a un aumento máximo del PIB de 4,75%, mientras que en su anterior informe en septiembre proyectaba un crecimiento entre 4,25% y 5,25%.

El presidente del Banco Central señaló que el organismo considera que la eurozona tendrá en 2012 una recesión y que sus efectos se dejarán sentir en la economía chilena, por lo que el crecimiento previsto con anterioridad será más bajo.

Vergara, quien este mes asumió la presidencia del Banco Central por designación del presidente Sebastián Piñera, dijo que en las últimas décadas Chile ha avanzado en la construcción de un marco de políticas económicas adecuado para encarar los efectos de las crisis externas.

"Tenemos la capacidad para adoptar las medidas necesarias que mitiguen la situación internacional sobre nuestro país. Contamos con la experiencia de 2008 y 2009, lo que nos da una gran ventaja", destacó el presidente del banco rector.

El organismo, que es autónomo, debe entregar periódicos informes al Senado sobre la situación económica del país.

El banco también proyectó para este año un superávit de la balanza comercial de 10.400 millones de dólares. El año pasado el saldo positivo fue de 15.122 millones de dólares.