Una tonelada de cocaína que tenía como destino municipios cercanos a la capital argentina, la costa de la provincia de Buenos Aires y Uruguay fue decomisada el martes por la policía.

La droga estaba oculta entre las resmas de papel que transportaba un camión que al parecer fue cargado en la provincia norteña de Jujuy, señaló a periodistas el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal. La cocaína fue confiscada en un peaje de la localidad de Lima, 96 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Además fueron detenidos el chofer del camión, de nacionalidad argentina, y dos peruanos en el marco del operativo "Navidad blanca" a cargo del juez Adrián González Charvay, que incluyó algunos allanamientos. La identidad de los arrestados no trascendió.

La droga incautada está valuada en cinco millones de dólares y preparada para su venta al menudeo podría alcanzar los 35 millones de dólares, dijo Casal. Se trata de uno de los mayores secuestros de cocaína desde el operativo "Café Blanco", realizado en 1995 en la provincia de Catamarca, en el noroeste, donde se descubrieron 1.030 kilos de la droga.

La cocaína incautada provenía de Bolivia y Perú y venía camuflada en bolsas de arpillera colocadas en los espacios libres que estaban entre las resmas de papel. Una parte de la misma iba a ser enviada vía marítima a Uruguay.

En los últimos años ha aumentado en Argentina la confiscación de grandes cargamentos de cocaína, parte de la cual tenía como destino final Europa.