El Gobierno argentino celebró hoy que el Ejecutivo español haya decidido desclasificar los documentos archivados en sus sedes diplomáticas en Argentina referentes a los españoles desaparecidos durante la última dictadura militar que gobernó el país suramericano.

El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Eduardo Luis Duhalde, expresó hoy en un comunicado su "satisfacción" por la medida adoptada por el gobierno español, que "permitirá cotejar", dijo, "los datos obrantes en esos archivos con los que existen en nuestro país, posibilitando así un avance de las investigaciones sobre el accionar del terrorismo de Estado y el destino de sus víctimas".

Duhalde deseó que otros países sigan el ejemplo de España y faciliten sus documentos, porque "no puede argumentarse ningún secreto frente a los crímenes de lesa humanidad, puesto que los mismos ofenden a cualquier sociedad democrática, no importa dónde se hayan cometido", concluye el comunicado.

La decisión de desclasificar los documentos archivados en la Embajada y consulados de España en Argentina la adoptó el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en su último Consejo de Ministros, celebrado el pasado viernes.

Entre los archivos están incluidos los expedientes de las denuncias presentadas por ciudadanos españoles o sus descendientes por desapariciones forzadas durante el régimen de facto que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

La petición la hizo en septiembre pasado el juez Pablo Ruz, con lo que se reactivó el sumario abierto en 1997 en la Audiencia Nacional española por el juez Baltasar Garzón por delitos de genocidio, tortura y crímenes de lesa humanidad.

En el marco de ese sumario, la Audiencia Nacional condenó en abril de 2005 al exmilitar argentino Adolfo Scilingo a 640 años de prisión por participar, entre otros crímenes, en los denominados "vuelos de la muerte", por los que arrojaban a detenidos al mar.

En octubre pasado, el juez Ruz, con el informe favorable de la Fiscalía, ordenó al Ministerio de Exteriores español y a la Embajada española en Buenos Aires que entregaran los documentos secretos sobre españoles secuestrados depositados en las sedes diplomáticas.

El sumario de la Audiencia Nacional investiga la supuesta desaparición de 600 españoles, aunque se desconoce el número exacto.

La última dictadura argentina dejó 30.000 desaparecidos, según coinciden el Gobierno y organismos humanitarios.